Insuficiencia aórtica

Descripción General

Insuficiencia valvular aórtica

La insuficiencia de la válvula aórtica, o insuficiencia aórtica, es una enfermedad que ocurre cuando la válvula aórtica del corazón no cierra bien. La insuficiencia de la válvula aórtica permite que parte de la sangre que se bombeó desde la cavidad de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo) se filtre hacia esta nuevamente. La pérdida puede impedir que el corazón bombee sangre de forma eficiente al resto del cuerpo. Como consecuencia, es posible que se sienta cansado y le falte el aire.
La insuficiencia de la válvula aórtica puede desarrollarse repentinamente o en décadas. Una vez que la insuficiencia valvular aórtica es grave, la cirugía a menudo requiere reparar o reemplazar la válvula aórtica.

Síntomas

Muy frecuentemente, la insuficiencia valvular aórtica se manifiesta en forma gradual y el corazón compensa este problema. Es posible que no tenga signos o síntomas por años, e incluso es posible que no sepa que tiene esta enfermedad.
Sin embargo, a medida que la insuficiencia valvular empeora, los signos y síntomas pueden comprender:
• Fatiga y debilidad, en especial cuando aumentas su nivel de actividad
• Dificultad para respirar cuando se ejercita o recuesta.
• Inflamación de pies y tobillos
• Dolor en el pecho (angina de pecho), incomodidad o rigidez, que a menudo aumenta durante el ejercicio
• Aturdimiento o desmayos
• Pulso irregular (arritmia)
• Soplo cardíaco
• Sensaciones de latidos del corazón rápidos, temblorosos (palpitaciones)

Cuándo consultar al médico

Consulte con su médico de inmediato si nota que tiene signos y síntomas de insuficiencia valvular aórtica. A menudo, los primeros indicios de insuficiencia valvular aórtica son los de su mayor complicación: la insuficiencia cardíaca. Consulte con el médico si siente fatiga, dificultad para respirar e inflamación de pies y tobillos, síntomas frecuentes de la insuficiencia cardíaca.

Cámaras y válvulas del corazón

El corazón tiene cuatro válvulas que mantienen el flujo de sangre en la dirección correcta. Estas son las válvulas mitral, tricúspide, pulmonar y aórtica. Cada válvula tiene aletas (valvas) que se abren y se cierran una vez por cada latido del corazón. A veces, las válvulas no se abren o cierran adecuadamente, lo cual altera el flujo de sangre que pasa por el corazón y puede afectar la capacidad de bombear sangre al cuerpo.
En la insuficiencia valvular aórtica, la válvula que está ubicada entre la cavidad cardíaca inferior izquierda (ventrículo izquierdo) y la arteria principal que transporta sangre al resto del cuerpo (aorta) no cierra adecuadamente, lo que provoca que cierta cantidad de sangre se filtre en sentido inverso hacia el ventrículo izquierdo. De este modo, el ventrículo izquierdo se ve forzado a retener más sangre, lo que probablemente haga que se dilate y se ensanche.
Al principio, la dilatación del ventrículo izquierdo ayuda ya que mantiene un flujo adecuado de sangre con más fuerza. Pero con el tiempo, estos cambios debilitan el ventrículo izquierdo, y al corazón en general.
CAUSAS
Cualquier enfermedad que dañe una válvula puede provocar insuficiencia. Las causas de la insuficiencia valvular comprenden las siguientes:
• Enfermedad congénita de las válvulas cardíacas. Es posible que haya nacido con una válvula aórtica que solo tenga dos valvas (válvula bicúspide) o con valvas fusionadas en lugar de las tres valvas separadas. En algunos casos, una válvula puede tener solo una valva (unicúspide) o cuatro valvas (cuadricúspide), pero eso es menos frecuente.
Estos defectos cardíacos congénitos generan el riesgo de padecer una insuficiencia valvular aórtica en algún momento de la vida. Si alguno de sus padres o hermanos tiene una válvula bicúspide, corre un mayor riesgo de padecer esa misma afección, aunque también puede suceder si no tiene antecedentes familiares de válvula aórtica bicúspide.
• Cambios en el corazón relacionados con la edad. Con el tiempo, se pueden acumular depósitos de calcio en la válvula aórtica, lo que hace que las valvas de la válvula se endurezcan. Esto puede provocar que la válvula aórtica se estreche y no cierre correctamente.
• Endocarditis. Es posible que la válvula aórtica esté dañada por endocarditis, una infección dentro del corazón que afecta las válvulas de este órgano.
• Fiebre reumática. La fiebre reumática es una complicación derivada de una amigdalitis estreptocócica no tratada durante la niñez; esta enfermedad puede dañar la válvula aórtica.
• Otras enfermedades. Otras enfermedades poco frecuentes pueden dilatar la aorta y causar una insuficiencia, como el síndrome de Marfan, que es una enfermedad del tejido conjuntivo. Algunas enfermedades autoinmunitarias, como el lupus, también pueden provocar insuficiencia valvular aórtica.
• Traumatismo. El daño en la aorta cerca de la válvula aórtica, como el daño debido a una lesión en el pecho o debido a un desgarro en la aorta, también puede causar un flujo de sangre inverso a través de la válvula.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la insuficiencia valvular aórtica son:
• Edad avanzada
• Determinadas enfermedades cardíacas presentes al momento del nacimiento (enfermedades cardíacas congénitas)
• Antecedentes de infecciones que pueden afectar el corazón
• Determinadas afecciones que pueden afectar el corazón, como el síndrome de Marfan
• Otras afecciones de las válvulas cardíacas, como la estenosis de la válvula aórtica
• Presión arterial alta

Complicaciones

La insuficiencia valvular aórtica puede provocar complicaciones, entre ellas:
• Insuficiencia cardíaca
• Infecciones que afectan el corazón, como la endocarditis
• Anomalías en el ritmo cardíaco
• Muerte

Diagnóstico

Para diagnosticar insuficiencia de la válvula aórtica, el médico puede evaluar sus signos y síntomas, analizar su historia clínica y sus antecedentes familiares, y realizar una exploración física. El médico puede escucharle el corazón con un estetoscopio para determinar si tienes un soplo cardíaco que indique una enfermedad de la válvula aórtica.
El médico puede solicitarle varios exámenes para diagnosticar su trastorno y determinar tanto su causa como su gravedad. Algunas de las pruebas son:
• Ecocardiograma. Se dirigen ondas sonoras al corazón desde un dispositivo con forma de varilla (transductor) que se apoya en el pecho para proporcionar imágenes de video del movimiento del corazón. Esta prueba puede ayudar a los médicos a analizar en detalle la afección de la válvula aórtica y la aorta. Puede ayudarnos a determinar la causa y la gravedad del trastorno, así como si tiene usted otras afecciones de las válvulas cardíacas. Además, los médicos pueden utilizar un ecocardiograma tridimensional.
Los médicos podemos realizar otro tipo de ecocardiograma que se denomina «ecocardiograma transesofágico» para examinar la válvula aórtica con mayor detalle. En esta prueba, un pequeño transductor adherido a la punta de un tubo se inserta en el tubo que va de la boca al estómago (esófago).
• Electrocardiograma. En esta prueba, los cables (electrodos) adheridos a unos parches que se colocan en la piel registran la actividad eléctrica del corazón. El electrocardiograma sirve para detectar si hay agrandamiento de las cavidades cardíacas, enfermedades del corazón y alteraciones del ritmo cardíaco.
• Radiografía de tórax. Esta prueba le permite al médico determinar si el corazón está agrandado (un factor que puede indicar insuficiencia valvular aórtica) o si tiene un agrandamiento de la aorta. También puede ayudar a los médicos a determinar el estado de los pulmones.
• Pruebas de ejercicio o pruebas de esfuerzo. Las pruebas de ejercicio ayudan a los médicos a determinar si tiene signos y síntomas de enfermedad de la válvula aórtica durante la actividad física, así como a establecer la gravedad de tu afección. Si no puede hacer ejercicio, se pueden utilizar medicamentos que tienen efectos similares a los que tiene el ejercicio para el corazón.
• Resonancia magnética cardíaca. Mediante un campo magnético y ondas de radio, esta prueba genera imágenes detalladas del corazón, incluso de la aorta y la válvula aórtica. Esta prueba puede utilizarse para determinar la gravedad de la enfermedad.
• Cateterismo cardíaco. Esta prueba no se suele usar para diagnosticar insuficiencia de la válvula aórtica, pero puede utilizarse cuando otras pruebas no logran diagnosticar la afección ni determinar su gravedad. Los médicos también pueden realizar un cateterismo cardíaco antes de una cirugía de reemplazo de una válvula a fin de determinar si hay obstrucciones en las arterias coronarias para poder repararlas al momento de la cirugía.
En el cateterismo cardíaco, un médico inserta una sonda delgada (catéter) en un vaso sanguíneo del brazo o de la ingle, la hace llegar a una arteria del corazón e inyecta un tinte a través del catéter para que la arteria sea visible en una radiografía. Esto le proporciona al médico una imagen detallada de las arterias cardíacas y del funcionamiento del corazón. También sirve para medir la presión dentro de las cavidades cardíacas.

Tratamiento

El tratamiento para la insuficiencia valvular aórtica depende de la gravedad de su afección, de la presencia de signos y síntomas, y de si la afección empeora.
Si tiene síntomas leves o no presentas síntomas, el médico puede supervisar el trastorno mediante consultas de seguimiento periódicas. El médico le puede recomendar que realice cambios saludables en tu estilo de vida y que tome medicamentos para tratar los síntomas o reducir el riesgo de tener complicaciones.
Con el tiempo, es posible que necesite cirugía para reparar o reemplazar la válvula aórtica enferma. En algunos casos, el médico puede recomendarle que se realice una cirugía aun si no tienes síntomas. Si va a someterse a otra cirugía del corazón, los médicos pueden llevar adelante la cirugía de la válvula aórtica al mismo tiempo. En algunos casos, es posible que, en el mismo momento en que se realiza la cirugía de la válvula aórtica, sea necesario reparar o reemplazar una sección de la aorta (raíz aortica) si se encuentra dilatada.
Si tiene insuficiencia valvular aórtica, considere que le evalúen y le traten en un centro médico que cuente con un equipo multidisciplinario de cardiólogos y otros médicos, así como personal médico capacitado y con experiencia tanto en la evaluación como en el tratamiento de la enfermedad de las válvulas cardíacas. Este equipo puede trabajar estrechamente con usted para determinar cuál es el tratamiento más adecuado para tu enfermedad.
La cirugía para reparar o reemplazar la válvula aórtica lleva a cabo a través de un corte (una incisión) en el pecho. Las opciones de cirugía comprenden:

Reparación de válvula aórtica

Para reparar una válvula aórtica, los cirujanos pueden llevar a cabo diferentes tipos de reparaciones, entre ellas, separar las valvas (aletas) que se fusionaron, remodelar o extraer el exceso de tejido de las válvulas para que cierren bien, o parchar los orificios de una válvula.

Reemplazo con válvula biológica

Reemplazo con válvula mecánica

Reemplazo de la válvula aórtica
El reemplazo de la válvula aórtica generalmente es necesario para tratar la insuficiencia valvular. En un reemplazo de válvula aórtica, el cirujano extrae la válvula aórtica dañada y la reemplaza con una válvula mecánica o de tejido de corazón de vaca, de cerdo o humano (válvula de tejido biológico). Las válvulas de tejido biológico se deterioran con el tiempo y es posible que, a la larga, deban reemplazarse. Las personas con válvulas mecánicas necesitarán tomar medicamentos anticoagulantes de por vida para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. El médico hablará usted acerca de los beneficios y los riesgos de cada tipo de válvula y analizará qué válvula puede ser adecuada para usted.
También es posible que los médicos lleven a cabo un procedimiento con catéter para insertar una válvula de reemplazo a fin de cambiar una válvula de tejido biológico defectuosa cuando ya no funciona de manera adecuada. Aún se investigan otros procedimientos con catéter para reparar o reemplazar válvulas aórticas en el tratamiento de la insuficiencia valvular.

Estilo de vida y remedios caseros

Tendrá consultas de seguimiento periódicas con el médico para controlar la enfermedad.
Aunque los cambios en el estilo de vida no previenen ni curan la enfermedad, el médico podría sugerirle que incorpore varios cambios en su estilo de vida para mantener un corazón saludable. Estos pueden ser:
• Seguir una dieta saludable para el corazón. Consuma una variedad de frutas y vegetales, lácteos con bajo contenido de grasa o sin grasa, carne de ave, pescado y cereales integrales. Evite las grasas saturadas y las grasas trans, y el exceso de sal y azúcar.
• Mantener un peso saludable. Procure mantener un peso saludable. Si tiene sobrepeso u obesidad, el médico puede recomendarle que bajes de peso.
• Realizar actividad física de forma regular. Intente incorporar aproximadamente 30 minutos de actividad física, como caminatas rápidas, a su rutina de ejercicio diaria. Pídale orientación al médico antes de empezar a hacer ejercicio, especialmente si está considerando algún deporte competitivo.
• Controlar el estrés. Busque recursos que le ayuden a controlar el estrés, como actividades de relajación, meditación, actividad física y pasar tiempo con su familia y sus amigos.
• Evite el tabaco. Si fuma, deje de hacerlo. Pregúntele al médico acerca de recursos que le puedan ayudar a dejar de fumar. Unirse a un grupo de apoyo puede ser de ayuda.
• Controlar la presión arterial alta. Si está tomando medicamentos para la presión arterial, asegúrese de tomarlos según lo que haya recetado el médico.
Es importante que las mujeres que sufren insuficiencia valvular hablen con el médico antes de quedar embarazadas. El médico puede hablar con usted acerca de los medicamentos que puede tomar de forma segura, y de si podría necesitar un procedimiento para tratar la enfermedad valvular antes de quedar embarazada.
Es probable que el médico deba realizarle un control minucioso durante el embarazo. Los médicos pueden recomendar que las mujeres con enfermedades valvulares graves eviten quedar embarazadas para prevenir el riesgo de complicaciones.